Hiperactividad Infantil: TDAH en Niños

Maternidad

28 de Febrero del 2017

  • Etiquetas:  

Una de las enfermedades que más ha dado que hablar en los últimos años es la hiperactividad infantil. A diferencia de lo que se cree, no se trata de un exceso de actividad motora

 

Una de las enfermedades que más ha dado que hablar en los últimos años es la hiperactividad infantil. A diferencia de lo que se cree, no se trata de un exceso de actividad motora (que tiende a desaparecer con el tiempo), sino que se trata de un trastorno de conducta de origen neurológico, más precisamente, el déficit de atención TDAH.


Según las estadísticas, la hiperactividad infantil incide entre un 3% y un 7% de la población infantil-juvenil, e influye más a niños que a niñas. Este trastorno puede afectar tanto a las actividades académicas a tareas sencillas y cotidianas. 


Síntomas de la Hiperactividad Infantil:


Los niños que la padecen suelen moverse continuamente, sin que toda esta actividad tenga un propósito.

Estos niños parecen especialmente problemáticos: poseen un espíritu ‘destructivo’, son insensibles a los castigos, inquietos y nerviosos. 

También son difíciles de educar: pocas veces pueden mantener durante mucho tiempo la atención puesta en algo y suelen tener problemas de rendimiento escolar a pesar de tener un cociente intelectual normal.

Impulsivos y desobedientes, no suelen hacer los que sus padres o maestros les indican e incluso llegan a hacer lo contrario de lo que se le dice. 

También son obstinados, tienen un umbral muy bajo de tolerancia a las frustraciones, característica que les hace insistir mucho hasta lograr lo que desean. 

Sus estados de ánimo son bruscos e intensos y su temperamento fácilmente excitable, lo que provoca que se creen frecuentes tensiones en casa y en el colegio. 

Los padres suelen definir a un hijo hiperactivo como inmaduro, maleducado y gamberro. Sus comportamientos generan conflictos en la familia, desaprobación y rechazo. 

Algunos niños incluso tienden al aislamiento social. Es preciso tener en cuenta que si se riñe exageradamente al niño hiperactivo se puede estar fomentando un déficit de autoestima y realimentar el trastorno.

 

Tratamientos contra la Hiperactividad Infantil:

 

Son varios los tratamientos a elegir para erradicar la hiperactividad infantil. En primer lugar existe la posibilidad del tratamiento farmacológico, mediante la utilización de estimulantes, que supuestamente ayudan al niño a concentrarse mejor, y de sedantes en el caso de que el niño muestre rasgos psicóticos.

Sin embargo, estos son tratamientos que actúan en superficie y que acaban agudizando los síntomas a largo plazo, aumentando así la ansiedad del niño hiperactivo.

Los padres también pueden decantarse por un tratamiento psicoterapéutico, destinado a mejorar el ambiente familiar y escolar, favoreciendo una mejor integración del niño, aplicándole a su vez técnicas de modificación de conducta.

Sin embargo son muchos los padres que consideran que existen otras opciones a la medicación, una opción brusca y a menudo ineficaz, y se apoyan en terapias alternativas. Una de las posibles ayudas es la musicoterapia, una disciplina que ayuda a trabajar en el mundo interno del niño y en sus modos de expresión. 

Puede ser percibida tanto afectiva como cognitivamente, es decir, en un espacio cuerpo, mente y emoción simultáneamente. Gracias a la música, el niño aprende a conocer sus limitaciones, el espacio y el concepto de sí mismo.

Otra terapia alternativa es el yoga, que permite la relajación del niño a través de sus ejercicios, trabajando la respiración, ayudando a relajar el sistema nervioso, consiguiendo que el niño adquiera una calma y una serenidad adecuada para desterrar el déficit de atención. 

Además, existe la terapia de las Flores de Bach, que también le proporciona tranquilidad interior gracias a un naturópata o terapeuta floral que realiza un preparado totalmente personalizado para la persona a tratar, que suele ser más eficaz que un tratamiento estándar. 

La acupuntura y todas las variantes de la medicina china (qi-qong, tai chi, pu chi, etc...) trabajan de forma paralela a las Flores de Bach, son tratamientos individuales y naturales, y erradican el problema de la hiperactividad desde sus raíces, operando en profundidad y buscando las causas que hayan desarrollado dicha patología. 


<< Yoga con Niños y en Familia Dislexia: Síntomas para reconocerla de manera temprana en los Niños >>

Comentarios

Cómo lavar la delicada cabeza de un Bebé

Bañar a un bebé es una ocasión perfecta para establecer vínculos y jugar con él mientras se le educa a la higiene. El pelo del recién nacido es parte importante del momento del baño y no hay que olvidarse de él.

¿Cuándo tener el siguiente Bebé?

A pesar de que la llegada al mundo de un bebé es una experiencia vital irrepetible y enriquecedora, comienza con ella una época de dedicación en la que se multiplican las tareas y se tiene menos tiempo para la vida conyugal si no se saben gestionar bien las responsabilidades que entraña ser padre.

Yoga con Niños y en Familia

El yoga es una disciplina física y mental que tiene sus orígenes en India. Relajante, permite erradicar el estrés del día a día y vivir de una forma más calmada y ser practicado por todos los miembros de la familia.

Urticaria en Niños: Causas y Tratamientos

Los padres son proclives a aplicar pomadas para aliviar los síntomas en los ataques de urticaria en niños. Vemos que los pequeños se desesperan con el picor, nos alarmamos con las manchas rojas y la hinchazón.

Vacaciones en Familia: Viajar con Niños

El viaje siempre es una aventura, pero viajar con niños lo es aún más. Analizamos los Vuelos en Avión, los Hoteles especiales para los más pequeños de la casa, los campamentos de verano y muchas más cosas.