Fobias Infantiles: El Miedo en los niños

Maternidad

09 de Enero del 2017

  • Etiquetas:  

El miedo es un sistema de alarma primitivo que ayuda al niño a evitar situaciones potencialmente peligrosas. Cuando los miedos infantiles dejan de ser transitorios, hablamos de fobias.

 

 

Las fobias son una forma especial de pánico, que se caracterizan por miedo desproporcionado con respecto a la situación que lo haya desencadenado. 

Cuando un niño padece de fobia, este no deja de sentir miedo a pesar de las explicaciones apaciguantes de su entorno. Tampoco puede controlar la voluntad de este miedo y este interfiere considerablemente en la vida cotidiana del niño. 

Además, el miedo padecido por las fobias infantiles suele ser de larga duración y no es específico de una determinada edad, aunque es cierto que suele comenzar alrededor de los 4 años.

Las fobias más comunes son la fobia a la oscuridad, que puede producir una fuerte ansiedad por la noche en el momento de ir a la cama, la fobia a los perros, la fobia a los médicos o la fobia escolar.

La fobia escolar es la más usual. Se refiere al rechazo prolongado que un niño experimenta a la hora de acudir a la escuela. 

Afecta un mayor número de niños que de niñas. Viene acompañada de síntomas físicos de ansiedad (taquicardia, trastornos del sueño, pérdida de apetito, palidez, náuseas, vómitos, dolor de cabeza o trastornos como la enuresis nocturna infántil) así como de una relación muy dependiente con la madre. Está asociada a la depresión y la baja autoestima. 

Especialistas sugieren que el origen de las fobias no siempre está relacionado con el objeto que provoca el temor, ya que puede ser la manifestación de otra alteración psicológica, posiblemente un evento traumático en la vida del pequeño, como el nacimiento de un hermano o la separación de los padres. 

Para que desaparezcan las fobias, los niños se ven sometidos a terapias de ‘desensibilización’, a través de las cuales se ven expuestos gradualmente a sus miedos, y psicoterapias, para racionalizar sus respuestas frente al estímulo atemorizador.

Además, el papel de la familia es imprescindible: actúan como co-terapeutas, facilitando el proceso de enfrentamiento. Al ser el modelo de comportamiento de sus hijos, los padres pueden darles seguridad y protección y desde allí enseñarles a enfrentarse a las situaciones temidas. 

Es importante que los padre vivan la situación del niño con tranquilidad, sin mostrar preocupación o angustia, ya que los padres excesivamente preocupados pueden ser un mal modelo y aumentar la tensión de sus hijos.

También hay que evitar forzar al niño a efectuar aquellas conductas que teme. Lo más adecuado es trazar un plan de forma que se puedan crear aproximaciones sucesivas a los miedos del niño afectado, creando una gradación de situaciones (por ejemplo, un niño que teme la oscuridad, no se puede pretender que este lo supere inmediatamente por mucho que se le razone).

El juego y la imaginación son dos recursos que hay que poner al servicio de la superación gradual de los miedos del niño, combinando la calma y el sentido común con distintos trucos para solucionar las distintas fobias presentes.

Es preciso no ridiculizar al niño por sus miedos, en especial delante de sus compañeros. Tampoco hay que castigarlo o sermonearlo. La atención debiendo estar dirigida a posibles soluciones y no a consecuencias punitivas.

En la medida de lo posible es mejor evitar el visionado de películas, juegos o actividades que comportan violencia, miedo o terror y procurar que las personas de su entorno no lancen mensajes amenazadores.

El aislamiento y la sobreprotección no son aconsejables: el niño debe de ir integrando las diferentes emociones que siente y entender que el miedo forma parte de la vida.

El acompañamiento y consejos de profesionales puede ser de gran ayuda para adaptar a cada caso los distintos consejos mencionados anteriormente.

 

 

<< Los Beneficios de la Leche Materna Sexo y Embarazo: ¿Qué pasa con el Deseo Sexual durante el Embarazo? >>

Comentarios

Gimnasia con tu bebé. Matroaeróbic

Convertirse en madre es algo maravilloso, probablemente lo mas estupendo que nos haya sucedido nunca. Las mujeres que hemos sido activas antes y durante el embarazo, nos vemos con muy pocas posibilidades para poder seguir siéndolo.

Yoga con Niños y en Familia

El yoga es una disciplina física y mental que tiene sus orígenes en India. Relajante, permite erradicar el estrés del día a día y vivir de una forma más calmada y ser practicado por todos los miembros de la familia.

Cómo lavar la delicada cabeza de un Bebé

Bañar a un bebé es una ocasión perfecta para establecer vínculos y jugar con él mientras se le educa a la higiene. El pelo del recién nacido es parte importante del momento del baño y no hay que olvidarse de él.

¿Cuándo tener el siguiente Bebé?

A pesar de que la llegada al mundo de un bebé es una experiencia vital irrepetible y enriquecedora, comienza con ella una época de dedicación en la que se multiplican las tareas y se tiene menos tiempo para la vida conyugal si no se saben gestionar bien las responsabilidades que entraña ser padre.

Urticaria en Niños: Causas y Tratamientos

Los padres son proclives a aplicar pomadas para aliviar los síntomas en los ataques de urticaria en niños. Vemos que los pequeños se desesperan con el picor, nos alarmamos con las manchas rojas y la hinchazón.

Vacaciones en Familia: Viajar con Niños

El viaje siempre es una aventura, pero viajar con niños lo es aún más. Analizamos los Vuelos en Avión, los Hoteles especiales para los más pequeños de la casa, los campamentos de verano y muchas más cosas.